Estás navegando en EroticFeel México desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel México o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?

Joyería Erótica

En EroticFeel creemos en el poder seductor de las joyas, en su capacidad para hacernos sentir más atractivos, más apetecibles, en su talento para excitar al que las porta y al que las mira. Siempre a disposición de tus anhelos más lujuriosos, echa un vistazo, busca y encuentra la tuya en esta selección de joyería erótica que hemos preparado para ti. Un auténtico cofre del tesoro, ábrelo.

No sabemos si gritó ‘ramera sí, traidora ¡jamás!’ ante el pelotón de fusilamiento o si la frase forma parte del mito, lo que es indiscutible es que ella, la gran Mata Hari y su cuerpo adornado para la danza erótica, es lo primero que se nos viene a la mente al hablar de joyería íntima. Si la vida imita al arte y el arte siempre se ha inspirado en el sexo, es más que lógico que la destreza orfebre de los joyeros cree piezas para despertar los sentidos desbocando el deseo. En EroticFeel creemos en el poder seductor de las joyas, en su capacidad para hacernos sentir más atractivos, más apetecibles, en su talento para excitar al que las porta y al que las mira. Siempre a disposición de tus anhelos más lujuriosos, echa un vistazo, busca y encuentra la tuya en esta selección de joyería erótica que hemos preparado para ti. Un auténtico cofre del tesoro, ábrelo.

¿Qué es la joyería erótica?

Según nuestra parca RAE, el erotismo es “amor o placer sexuales, carácter de lo que excita el amor sexual, o exaltación del amor físico en el arte”. La definición en sí no es muy excitante, pero es que los académicos no se caracterizan por su gracia y tienen la capacidad de volver insulso hasta al marqués de Sade. Pero vamos con una sentencia mucho más adecuada, “la coquetería es la conquista del espíritu a través de los sentidos” dijo Coco Chanel, y si una joya sirve para conquistar los sentidos en público, ¿por qué habría de ser distinto en privado? Pregúntate ahora, ¿cuánto tiene la seducción de visual? Porque las joyas íntimas han sido creadas precisamente para eso, para seducir, para resaltar una parte concreta del cuerpo haciéndola protagonista, para brillar.

De inspiración bondage, perfectas para usar en tu día a día, más o menos sutiles, más o menos sugerentes, provocadoras, hay una joya erótica para cada persona y para cada momento. Cadenas corporales, pezoneras, collares, esposas, un amplio abanico de complementos y accesorios que despertarán vuestra imaginación funcionando como imán del deseo.

¿Por qué utilizar joyería íntima de mujer?

Por la misma razón que te vistes de una manera especial para esa cita, te peinas de una manera concreta o cambias esas bragas tan cómodas y ya dadas de sí por un bonito conjunto de encaje. En primer lugar para sentirte arrebatadora (más, si es posible). Estás perfecta en pijama y con legañas aún en los ojos, pero a veces te gusta verte de otra manera, sentirte de otra forma. La seducción está en ti pero hay complementos que ayudan. Salir de la rutina, sorprender, enloquecer, las razones son muchas, solo tienes que buscar la tuya y reformular la pregunta, ¿por qué no deberías utilizar joyería íntima de mujer? A menos que tengas cuarenta de fiebre y solo quieras estar bien tapada en la cama, no se nos ocurre nada.

Joyas eróticas: lujo y placer a tu alcance

Poder y belleza, ese es el significado que para muchas tienen las joyas. Y no hace falta que lleves la diadema de perlas y diamantes que lucía la actriz Audrey Hepburn en ‘Desayuno con diamantes’, el collar de rubíes que le regala Richard Gere a Julia Roberts en ‘Pretty Woman’, o el diamante azul con el que DiCaprio pinta a Kate Winslet en ‘Titanic’. Te vamos a contar un secreto, el lujo no está fuera de tu alcance porque nada tiene que ver con el precio. Cada uno puede hacer ostentación de lo que le plazca pero nosotros preferimos el exceso de sensualidad, de belleza, de sofisticación, de placer. El magnetismo que desprende el que está seguro de la atracción que ejerce.

Sin diamantes pero diseñada con la máxima delicadeza, la joyería erótica de lujo ahora está a tu alcance. ¿Quién quiere perlas cuando pueden acabar esparcidas por el suelo en un húmedo arrebato de pasión?