Estás navegando en EroticFeel España desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel España o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?

Consoladores de Punto G

A pesar de la controversia sobre el punto G algo sí se sabe con certeza, que existe una zona especialmente placentera que conduce a maravillosos orgasmos. ¿Cómo llegar a ella? Te presentamos la forma más fácil, consoladores diseñados específicamente para llegar a ese punto donde todo se nubla.

¿Dónde está el punto G?, ¿cómo encontrarlo?, o ¿cómo estimularlo? son las preguntas más repetidas en Google por adultos de entre 18 y 65 años, según se extrae de un estudio elaborado por Durex. Pero vayamos por partes. Como explicamos en nuestro blog ‘¿Es el punto G la Meryl Streep del reparto? en la década de los 40, el médico alemán Ernst Gräfenberg descubrió una zona erógena en la pared anterior de la vagina, en torno a la uretra, que relacionó con el orgasmo y la eyaculación femenina en su artículo «The role of the urethra in female orgasm» (International Journal of Sexology, 1950; 3: 145-148). En los 80, y ya con Gräfenberg criando malvas, los médicos Ladas, Whipple y Perry retomaron el tema y bautizaron la zona como Punto Gräfenberg, para abreviar, punto G.

Aunque es un tema aún controvertido en el universo científico, sí que se han establecido algunas certezas, y así lo explicaba la experta de Durex Alix Fox a la edición británica del del HuffPost: "Los científicos no se ponen de acuerdo en si el punto G existe como una estructura anatómica real (como un clítoris interno) o si es simplemente una zona especialmente sensible para muchas mujeres. Lo que sí que se sabe es que estimular esa zona produce placer y puede llevar a las mujeres a tener orgasmos maravillosos". Una vez determinado esto pasemos a la siguiente pregunta: ¿cómo estimularlo? Y ahí es donde entramos nosotros.

Compra consoladores para estimular el punto G

La búsqueda del placer nos mueve y jamás resulta infructuosa; por eso, en EroticFeel hemos elaborado un catálogo con los consoladores de punto G mejor valorados por los usuarios. Dildos de las marcas más prestigiosas y elaborados con materiales de primera calidad, específicamente diseñados para llegar al punto exacto donde todo se nubla. ¿El secreto? El ángulo de su curvatura similar a unos dedos que dicen ‘ven aquí’ y que estimulará directamente la pared frontal de tu vagina.

¿Cómo son los consoladores de punto G?

Fabricados en distintos materiales (silicona, cristal, acero), con distintas texturas, en diferentes colores y tamaños, todos los consoladores de punto G tienen en común la forma de su extremo. Desde los más realistas hasta los que evocan un caballito de mar, todos tienen una punta curvada para masajear hábilmente esa región especial de tejido rugoso y un poco sobresaliente que contiene una compleja red de terminaciones nerviosas. Solo tienes que echar un vistazo al catálogo y elegir el modelo que más te guste sin temor, todos atinan. Prometido.

¿Cómo tengo que usar un dildo de punto G?

En primer lugar fijemos conceptos, cuando hablamos de punto G nos referimos únicamente a un punto muy concreto de la anatomía femenina. Son muchas las búsquedas acerca del punto G masculino, así que debemos aclarar que en el cuerpo de un hombre ninguna zona recibe esta denominación. Ahora sí, también ellos tienen un punto interno especialmente sensible que vendría a ser el homólogo del punto G femenino, hablamos del punto P, situado junto a la próstata y al que se accede a través del ano (en EroticFeel también encontrarás juguetes específicos para tocar el cielo estimulando el ‘punto G’ masculino, los masajeadores de próstata).

Aclarado esto, a la hora de utilizar un dildo de punto G tan solo necesitas el juguete perfecto y un buen lubricante. Comienza con un masaje en la vulva y en el clítoris e introduce el juguete en la vagina cuando te sientas suficientemente excitada. Los expertos recomiendan utilizarlo a lo largo de todo el mes, ya que la sensibilidad puede variar dependiendo del momento del ciclo en el que te encuentres. Y un último consejo antes de que te pongas manos a la obra, al estimular el punto G algunas mujeres experimentan una sensación que se puede confundir con las ganas de hacer pis; tranquila, se trata de la sensación que precede a la eyaculación femenina. No deberías parar ahora.