Estás navegando en EroticFeel España desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel España o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?

Iroha

Al acceder a esta sección te habrás dado cuenta de que Iroha es una delicia para los sentidos. Estás ante una nueva definición del placer, creada por mujeres y para mujeres. Te invitamos a que te quieras y te mimes con unos vibradores discretos, pero al mismo tiempo sugerentes, fabricados con los mejores materiales. La marca japonesa ha diseñado todos y cada uno de sus exquisitos artículos pensando exclusivamente en tu disfrute.

-25 %
¡Nuevo!
Iroha Stick Negro Estimulador de Clítoris
Iroha Stick
14,95 €
20,00 €
-25 %
Iroha Zen Matcha
Iroha Zen
29,95 €
40,00 €
-25 %
Iroha Mini Ume-Anzu Barato
Iroha Mini
14,95 €
20,00 €
-12 %
Iroha Yuki Vibrador
Iroha Yuki
78,95 €
90,00 €
-12 %
Iroha Sakura Vibrador
Iroha Sakura
78,95 €
90,00 €
-12 %
Iroha Midori Vibrador
Iroha Midori
78,95 €
90,00 €
-25 %
Iroha Rin Akané
Iroha Rin
29,95 €
40,00 €
-15 %
¡Nuevo!
Iroha Rin+ Hisui Vibrador
Iroha Rin+
75,95 €
90,00 €
-15 %
¡Nuevo!
Iroha Temari Mizu Estimulador de Clítoris
Iroha Temari
75,95 €
90,00 €
-20 %
Iroha Mikazuki Precio
Iroha Mikazuki
79,95 €
100,00 €
-20 %
Iroha Minamo Precio
Iroha Minamo
79,95 €
100,00 €
-20 %
Iroha Minamo Limited Edition Cherry Blossom Pink Precio
Iroha Minamo Limited Edition Cherry Blossom Pink
79,95 €
100,00 €
-20 %
Iroha Tori Vibrador
Iroha Tori
103,95 €
130,00 €
-20 %
Iroha Kushi Vibrador
Iroha Kushi
103,95 €
130,00 €
-20 %
Iroha Yoru Vibrador
Iroha Yoru
103,95 €
130,00 €
1

¿Quién no querría llegar al clímax con uno de estos adorables juguetes? Esto es lo primero que hemos pensado al descubrir la colección de Iroha. Nos declaramos fans absolutos de su manera de entender la sexualidad, sacando el placer femenino del armario y poniéndolo encima de la mesa. Aquí está, y es justo y necesario. ¿Le damos la misma importancia a masturbarnos que a practicar ejercicio moderado, comer de forma saludable y descansar adecuadamente? Seguramente no, y por eso ha nacido Iroha. La marca femenina de Tenga vio la luz en marzo de 2013 tras detectar, igual que sucedió años antes con Tenga, grandes carencias en el mercado de la juguetería sexual. Productos demasiado explícitos, únicamente basados en la penetración y con una imagen que no transmitía seguridad, confianza ni fiabilidad.

Bajo el lema ‘una nueva era de placer para la mujer’, Iroha elabora juguetes eróticos de alta calidad y con un diseño muy cuidado para responder a las necesidades más básicas. La sofisticación al servicio del regocijo. La marca entiende el placer como una manera más de cuidarnos, una manera divertida, eso sí. Quizá, por eso, sus productos están más en la línea de una marca de cosmética que de una tienda erótica. Tan bonitos que los comprarías todos para decorar tu casa. Que no te engañe su apariencia, verás atacar naves en llamas más allá de Orión. Prometido.

Seamos claros, cuando nos masturbamos nos sentimos bien. Es así de sencillo y así lo ha entendido la compañía nipona. Conocernos y disfrutar de nuestro cuerpo es fundamental para nuestro bienestar físico y mental. Es complicado disfrutar del sexo en pareja cuando tú misma no has averiguado lo que te gusta, cómo te gusta y cuánto te gusta. Descubrirlo ahora es mucho más fácil. ¿Te apuntas?

Iroha Yuki, Midori y Sakura

Pequeñitos pero matones, la primera colección de Iroha engloba tres vibradores de alta gama tan suaves y amorosos que no te creerías la potencia que esconden. Recubiertos con silicona Soft – Touch de acabado aterciopelado, Yuki, Midori y Sakura serán tus nuevos superhéroes favoritos. Yuki, con su forma de muñeco de nieve, vibra y tiene un extremo semiinsertable para estimular el clítoris y el comienzo de la vagina. Midori, verde, redondeado y con un extremo apuntando, te regalará masajes precisos. Sakura, rosa como los cerezos en flor y con un extremo en forma de doble punta te pellizcará suavemente donde tú elijas. Quieres los tres, ¿verdad? Te entendemos.

Iroha+

Tres nuevos vibradores, más potentes, herméticos y sumergibles, pero con el característico material Soft-Touch que define a la marca y con el diseño cuidado que nos encanta. Tori, en forma de pájaro y con una punta suave para disfrutar insertándolo; Kushi, una especie de concha estriada para estimularte; y Yoru, una diminuta ballena con la boca abierta para pellizcar lo que encuentre por delante. Los tres son tan pequeños que caben en la palma de la mano y los tres te transportarán al mismo cielo si les concedes un rato, a solas o acompañada.

Iroha Contacto Ligero

Iroha vuelve a sorprendernos con unos vibradores para la estimulación vaginal completamente originales. Con forma de luna creciente, Iroha Mikazuki es tan flexible y se adapta tan fácilmente a las formas del cuerpo femenino que es perfecto para iniciarse en el mundo de los juguetes eróticos. Diseñado para la estimulación interna pero también externa, podrás controlar tu excitación con sus dos botones para regular sus cuatro modos de vibración, desde el más suave, al que te embiste más rápido y fuerte.

Ahora pasamos de la luna creciente al reflejo de esa misma luna en el agua ondulante. Si el Iroha Mikazuki es estrecho y arqueado, el Iroha Minamo es más grueso y ondulado. Piensa en las olas del mar levantándose con el aire y acariciando tus zonas más erógenas. Pues ahí lo tienes. Esa es la sensación que busca Iroha con este diseño suave y flexible.

Iroha Mini

Nos hemos enamorado de esta pequeña gota de agua. Disponible en tres tonalidades diferentes (cada cual más bonita), este vibrador alimentado con una pila tiene una autonomía aproximada de cinco horas. Si lo que quieres son vibraciones intensas y concentradas, sírvete de la punta, donde se sitúa el motor. Sin embargo, si prefieres vibraciones algo más suaves y dispersas te recomendamos que utilices la base o los lados. ¡Disfruta de tus cinco horas con Iroha Mini! Y otras cinco, y otras cinco…

Iroha Stick

Tres barras de labios que no son lo que parecen. A partir de ahora siempre querrás ir a retocarte el maquillaje al baño. Iroha ha creado un pequeño vibrador en forma de pintalabios que no puede ser más discreto, ¿quién desconfiaría si lo viera en tu bolso? Fabricado con silicona médica completamente segura y alimentado con una pila, lo mejor está en su extremo. Una punta en forma de ‘V’ con la que podrás estimular directamente tu clítoris o rodearlo con las aristas en busca de sensaciones más delicadas. Coral, negro o rosa, ¿de qué color quieres tus orgasmos?

Iroha Zen

Inspirado en la ceremonia japonesa del té, el Iroha Zen es un reflejo de cómo entiende la marca la sexualidad. Un ritual calmado para relajarse y hacer más feliz la vida diaria. Disponible en tres colores: Hanacha (rosa como el té de flores), Matcha (de color verde) y Yuzucha (de color naranja como el té de cítricos). Su diseño alargado y estriado está diseñado con el único objeto de darte placer. ¿Un consejo? No te limites a introducir el Iroha Zen en la vagina, una vez dentro, gíralo para experimentar nuevas sensaciones.

Iroha Rin

Para estimular tu clítoris y tu vagina, para explorar tu cuerpo, para llegar el éxtasis, no necesitas grandes dildos y aparatosos vibradores, te bastará con el Iroha Rin. Disponible en dos colores, Kogané (eje rosa claro y base amarilla) y Akané (cuerpo en color marfil con base roja), se trata de uno de los últimos diseños lanzados por los japoneses. Un cuerpo duro y firme, y una punta suave y esférica que te facilitará la inserción. Vibra, te penetra y se mueve en tu interior mientras juegas. Elige entre sus cuatro modos de uso y no te olvides de combinarlos. Resistente al agua y sumergible hasta 50 centímetros, úsalo con un buen lubricante a base de agua y verás las estrellas, o los campos de cerezos en flor.

Iroha nos ha ganado. Tan original, tan libre, sus juguetes eróticos son puro arte. Acércate a la cultura japonesa, coge aire y disfruta de la sexualidad sin límites con algo tan básico como tu propio cuerpo. ¿Por qué no empezar a valorar los ratos que pasamos a solas?