Estás navegando en EroticFeel España desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel España o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?

Squirt y eyaculación femenina, ¿leyenda o realidad?

¿Puede una mujer eyacular? ¿El squirt y la eyaculación femenina son lo mismo? ¿Es el squirt orina? Documentarse es un sano ejercicio, especialmente porque compruebas cuánta gente puede hablar de lo mismo en términos absolutamente distintos. Hay quien cree que squirt y eyaculación femenina son el mismo fenómeno y quien sostiene que no existe ninguna de las dos cosas. Tampoco faltan los que están seguros (porque lo han visto, claro) de que la mujer puede expulsar a propulsión un gran chorro de líquido como un calamar gigante expele su tinta (recordad, por favor, el porno es entretenimiento, nunca educación). Bien, hemos buceado en busca de lo que dicen o han dicho los expertos. Por un lado, la mayoría de las páginas de contenido sexual insisten en que el squirt o squirting y la eyaculación femenina no son lo mismo. Son, aseguran, respuestas sexuales diferentes en las que no intervienen los mismos órganos ni los mismos mecanismos. Los sexólogos creen que gran parte de la polémica con respecto al squirt se deba a las películas porno. ¿Quién acierta?

Eyaculación femenina, ¿qué es y qué dicen los estudios sobre el tema?

La eyaculación femenina se produce en el momento previo al orgasmo o durante el mismo. La vagina libera un líquido similar al producido durante la lubricación, de color blanquecino. Este líquido también podría ser expulsado por la uretra junto a la orina después de la relación sexual. ¿Qué haría posible esta eyaculación? Las glándulas de Skene, conocidas como la ‘próstata femenina’.

Hipócrates y Galeno ya hablaban en su época de “semen femenino”. Hoy, los últimos estudios sobre el tema, como el llevado a cabo por el médico, psicólogo y sexólogo Francisco Cabello, avalan la existencia de la eyaculación femenina. En su estudio ‘Aportaciones al estudio de la eyaculación femenina’, Cabello y su equipo afirman “nosotros pensamos que, independientemente de la existencia de incontinencia urinaria en algunos casos, la mayoría de las mujeres ‘eyaculan’, existiendo variaciones en la cantidad de líquido emitido. Creemos muy posible que quienes no perciben ningún tipo de eyección de líquido en el orgasmo, sea a causa de que el producto de la ‘próstata femenina’ sea muy escaso o porque el líquido se dirija retrógradamente hacia la vejiga, tal como ocurre en la eyaculación retrógrada de algunos hombres”.

Por otra parte, tenemos la opinión de sexólogos como Alfonso Antona, “la eyaculación femenina no existe, y pretender comparar la eyaculación masculina con la femenina es otro ejercicio de machismo”; o de escritoras especializadas en sexualidad como Alicia Galloti: "si crees que eyaculas, ya me parece bien; anatómicamente no hay una respuesta válida, pero como el cerebro es el principal órgano sexual, eso es lo que importa”.

¿Qué es el squirt y qué papel ha tenido el porno en su difusión?

Los que proclaman que el squirt y la eyaculación son fenómenos diferentes defienden que el primero es una respuesta sexual a la que se llega con una estimulación profunda del punto G y el clítoris, basada en la expulsión por la uretra (y no por la vagina) de un líquido transparente e inodoro. Sin embargo, el squirt no iría ligado al orgasmo, aunque evidentemente se consigue en un momento de máxima excitación. “Todas las mujeres estamos biológicamente preparadas para tenerlo, pero no todas lo conseguimos”, mantienen.

Los expertos sí están de acuerdo en algo, la industria pornográfica ha puesto de moda y maquillado el squirt convirtiéndolo, incluso, en un género concreto. Para Alfonso Antona, "es cierto que algunas mujeres, por estimulación del llamado punto G, pueden expulsar fluidos en el momento previo al orgasmo o durante el mismo, lo cual obedece a la estimulación de ciertos tejidos de origen embrionario compartidos entre fetos chico y chica".

Y ahora, basta ya de estudios y opiniones ajenas, (menudo rollo os hemos soltado). Nadie conoce mejor tu cuerpo que tú. Puede que hayas experimentado ambas cosas, solo una o ninguna de ellas. En todo caso, te animamos a probar, a investigar, a descubrir de lo que eres capaz. Y aquí sí, tenemos algunos consejos que te pueden ayudar en tu periplo. Ten a mano un buen lubricante y relájate. Puedes hacerlo con las manos o con algún juguete erótico específico. Como la clave está en estimular el punto G y el clítoris, te recomendamos el Satisfyer Pro G-Spot Rabbit (un vibrador sumamente flexible que llegará a tu punto G mientras su conejito rampante succiona mediante ondas tu clítoris). No sabemos si conseguirás un squirt, pero sí te garantizamos que pasarás un gran rato. ¿Qué puedes perder?