Estás navegando en EroticFeel Perú desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel Perú o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?

Fifty Shades of Grey

Si algo consiguió la trilogía de E.L James fue sacar el sometimiento y el sado de las tinieblas y hacerlo atractivo a las masas. ¿Quién no querría convertirse en la protagonista de una tórrida y fascinante historia de sexo desenfrenado y arrollador? Aquí tienes todo lo que necesitas. Establece tus límites y sujétate fuerte, el juego ha comenzado.

-9 %
Fifty Shades of Grey Bolas Tailandesas
Fifty Shades of Grey Bolas Tailandesas
S/168
S/186
-9 %
Fifty Shades of Grey Plug Anal
Fifty Shades of Grey Plug Anal
S/168
S/186
-12 %
Fifty Shades of Grey Vibrador
Fifty Shades of Grey Vibrador
S/211
S/240
-7 %
Fifty Shades of Grey Pack de Dos Máscaras Mascarada
Fifty Shades of Grey Pack de Dos Máscaras Mascarada
S/202
S/218
-7 %
Fifty Shades of Grey Anillo Vibrador
Fifty Shades of Grey Anillo Vibrador
S/179
S/193
-7 %
Fifty Shades of Grey Bala Vibradora
Fifty Shades of Grey Bala Vibradora
S/168
S/182
-15 %
Fifty Shades of Grey Consolador de Cristal
Fifty Shades of Grey Consolador de Cristal
S/235
S/277
-7 %
Fifty Shades of Grey Esposas Metálicas
Fifty Shades of Grey Esposas Metálicas
S/179
S/193
-9 %
Fifty Shades of Grey Antifaz de Satén
Fifty Shades of Grey Antifaz de Satén
S/212
S/235
-7 %
Fifty Shades of Grey Pack de Dos Antifaces
Fifty Shades of Grey Pack de Dos Antifaces
S/178
S/193
-7 %
Fifty Shades of Grey Esposas Acolchadas
Fifty Shades of Grey Esposas Acolchadas
S/182
S/197
-16 %
Fifty Shades of Grey Darker Consolador de Acero
Fifty Shades of Grey Darker Consolador de Acero
S/384
S/460
-14 %
Fifty Shades of Grey Darker Plug Anal de Acero
Fifty Shades of Grey Darker Plug Anal de Acero
S/276
S/323
-14 %
Fifty Shades of Grey Darker Plug Anal de Cristal
Fifty Shades of Grey Darker Plug Anal de Cristal
S/235
S/274
1

“Christian está frente a mí con una fusta de cuero trenzado. Solo lleva puestos unos Levi's viejos, gastados y rotos. Golpea despacio la fusta contra la palma de su mano sin dejar de mirarme. Esboza una sonrisa triunfante. No puedo moverme. Estoy desnuda y atada con grilletes, indefensa en una enorme cama de cuatro postes”. Controversias aparte, si algo consiguió la trilogía de E.L James fue sacar el sometimiento y el sado de las tinieblas y hacerlo atractivo a las masas. De pronto, una práctica tan lícita como cualquier otra y que siempre ha tenido sus adeptos salió del armario convirtiéndose en protagonista de las fantasías más húmedas.

Que sí, que Cincuenta sombras de Grey no es la primera y tal vez tampoco la mejor novela erótica de todos los tiempos, que siempre han existido libros escritos para ser leídos con una sola mano, para despertar la libido y el deseo, y que el género, en el que se incluyen auténticas obras de arte de presencia obligatoria en cualquier biblioteca, ni empezó ni terminó con el romance de la estudiante mojigata y el yuppie dominante. Pero lo importante no es eso, lo significativo es que cumplió con creces el objetivo básico de cualquier creación, desadormecer las mentes y despabilarlas, abrirlas a nuevos mundos. Y efectivamente, primero con los libros y más tarde con las películas, hasta tu vecina más beata se imaginó atada al poste de la cama mientras la azotaban.

Marguerite Duras, el Marqués de Sade, Henry Miller, D.H. Lawrence o Almudena Grandes (Lulú se comería al señor Grey con patatas) contribuyeron a hacer más grande un género que ha tenido sus momentos de auge y sus bajadas al infierno de la censura. Cincuenta sombras de Grey llegó en el momento idóneo y con todos los elementos a favor para convertirse en un fenómeno mundial. Apelando a los instintos más básicos, nos acercó una práctica tachada de peligrosa y residual demostrando que lo desconocido puede ser muy excitante.

A las mujeres también les gusta el juego

Algo está claro, a todos nos gusta jugar, salir de la monotonía, dejarnos llevar por el deseo, sentir que nos dirigen (o dirigir, por supuesto). Las relaciones no tienen que limitarse (y nunca deberían) a un encuentro fugaz el fin de semana, a la misma hora y de la misma forma. Que está muy bien, pero por mucho que te gusten no hace falta recurrir siempre a los mismos preliminares. ¿Quién no querría convertirse en la protagonista de una tórrida y fascinante historia de sexo desenfrenado y arrollador? Dejar que la pasión se vuelva indomable hasta que la razón se nuble y flaqueen las fuerzas.

Colección oficial de Fifty Shades of Grey

Si quieres, simplemente hazlo. Aquí tienes todo lo que necesitas para iniciarte en el bondage y la sumisión, la colección oficial Cincuenta Sombras de Grey. Todo lo que Christian utiliza para enloquecer a Ana, ahora en EroticFeel.

Antifaces, máscaras, bolas chinas, esposas, brazaletes, plumeros, anillo vibrador, plugs, balas… Te presentamos la única, la oficial, la colección perfecta. Echa un vistazo al catálogo y descubre todos los artículos y juguetes de la saga. Haz acopio de víveres porque te espera una larga temporada sin salir de casa. Encerrados, empapados, hambrientos, exhaustos.

¿Dominar o que te dominen? Indispensables en cualquier iniciación al bondage que se precie, las esposas de metal con la inscripción Fifty Shades or Grey, serán la herramienta ideal para meterte en el papel de lleno. ¿Sabías que al tapar los ojos el resto de los sentidos se acentúan? Atada y con los ojos vendados, sentirás más cada caricia, cada roce, cada azote. Tendrás que confiar plenamente en tu pareja (esto no hace falta ni recordarlo, esperemos).

“¿Confías en mí?” – me pregunta Christian en voz baja.

Asiento. Me tiende la mano. En la palma lleva dos bolas de plata redondas y brillantes unidas por un grueso hilo negro.

“Esta vez es para darnos placer, Anastasia, a ti y a mí”.

Metálicas, plateadas y unidas por una anilla, en EroticFeel puedes encontrar las auténticas bolas de Cincuenta Sombras de Grey.

“Estate quieta, o tendré que azotarte más rato”.

Empieza a seguir un ritmo: caricia, manoseo, azote. Me vuelve a dar y me acaricia con suavidad. La combinación de dolorosos azotes y suaves caricias me nubla la mente por completo.

“Me gusta el control que me proporciona, Anastasia. Quiero que te comportes de una forma concreta y si no lo haces, te castigaré, y así aprenderás a comportarte como quiero".

Fustas y látigos para azotar, plugs anales para experimentar las sensaciones más placenteras, vibradores de punto G, corbata de satén para tus nuevos ritos eróticos, sofisticadas bolas chinas o un consolador transparente.

Establece tus límites y sujétate fuerte para no perder el equilibrio, la partida ha comenzado ¿entendido?