Cómo usar un huevo vibrador

EroticFeel 04/10/2021

El huevo vibrador es como el ‘Little Black Dress’, discreto, atemporal, efectivo, imprescindible. Puedes tener el armario hasta la cencerreta de ropa de todos los tipos y colores, puede incluso que hayas picado y te hayas hecho con eso que ahora llaman un ‘must’, pero chica, miras y miras y no sabes qué ponerte. ¿La solución? Ese vestido negro que nunca falla. Por eso no hay diseñador que se precie, desde Coco Chanel a Givenchy, que no haya sacado su propia versión del trapito. Igual que no hay marca de juguetería erótica que, a pesar de innovaciones tecnológicas y creaciones originales, no cuente en su catálogo con un buen número de huevos vibradores. ¿Qué te indica?, que, como decía Chanel, “las modas pasan, pero el estilo permanece”.

¿Qué es un huevo vibrador?

Aquí no encontrarás grandes formas fálicas ni diseños explícitos que recreen el aspecto de unos genitales. Estos juguetes eróticos deben su nombre a su forma ovalada. De pequeño tamaño y perfectos para llevar siempre encima, esconden un motor de gran potencia para estimular distintas zonas erógenas.

Aunque hay diferentes modelos (que te detallaremos más adelante, un poquito de paciencia), todos comparten características similares: un funcionamiento muy sencillo e intuitivo, la posibilidad de utilizarlos a solas o en pareja, y una apariencia discreta y elegante que oculta un placer inmenso.

¿Para qué sirve?

El cerebro (el tuyo, el nuestro, el de todos) busca recompensas, momentos de bienestar, felicidad y placer. Y los huevos vibradores desatan esos premios. Numerosos experimentos demostraron cómo las ratas son capaces de darle sin parar a un botón que les provoca orgasmos dejando de lado otras actividades vitales como comer o cuidar de sus crías. Por suerte (o por desgracia, depende de cómo se mire), no somos ratas. Podemos decidir dónde, cuándo y con quién, pero estos juguetes eróticos también son como un botón mágico que siempre acierta desencadenando el orgasmo.

Algunos son externos, para estimular hasta el delirio los labios vaginales, los pezones, la cara interna de los muslos o el clítoris. Otros sirven también para la estimulación interna y cuentan con la forma idónea para llegar a las partes más sensibles de la vagina, incluido el punto G. Algunos pueden controlarse a distancia gracias a un mando o a una aplicación descargada previamente en el teléfono móvil. Y todos regalan distintas intensidades y patrones de vibración para disfrutar a solas o en compañía.

Los huevos vibradores son perfectos para revitalizar el deseo y encender la libido. En pareja, son el accesorio ideal para enriquecer el sexo con nuevas sensaciones. Y aunque se dice que son juguetes femeninos, prueba a pasarlos por unos testículos o un perineo y luego nos cuentas.

Para estimular el clítoris

Imagina un muñeco de nieve tan pequeño que cabe en la palma de tu mano. Imagina que es esponjoso y suave pero también poderoso, intenso. Imagina que te metes con él en la bañera para relajarte y que lo pones en marcha debajo del agua acercándolo ligeramente a tu clítoris, bordeándolo antes de dejar que se pose directamente sobre él. Primero sientes un hormigueo, unas cosquillas que te van despertando. Poco a poco sube la intensidad. Lo mueves, lo aprietas contra tu cuerpo, estás perdida. ¿Existe? Claro, y se llama Iroha Yuki, uno de los muchos huevos vibradores para estimular el clítoris que existen. Juguetes pequeños, bonitos, sofisticados y potentes. Huevos vibradores diseñados para centrarse en tus zonas erógenas externas. Deja que recorran tu cuello y que bajen lentamente deteniéndose en tus pezones antes de llegar al punto exacto donde se origina la dicha. En el siguiente artículo descubrirás cómo estimular el clítoris.

Para estimular el punto G

Hablamos ahora de huevos vibradores que se adaptan cómodamente a tu cuerpo para estimular el punto G y el resto de zonas sensibles de tu vagina. Juguetes eróticos elaborados en silicona hipoalergénica extrasuave y dotados de potentes motores para regalarte distintos patrones e intensidades de vibración. Lo fantástico de estos huevos es que te llevan al orgasmo mientras tonifican tu suelo pélvico. Es el caso, por ejemplo, del Luna Smart de LELO o del Lyla 2, que además cuenta con un mando a distancia para ceder el control de tu placer a quien te plazca.

Para estimular multitud de zonas más

Nada es solo lo que parece, y mucho menos si hablamos de sexo. Conviene no olvidar que contamos con tantas zonas erógenas, que hay tantas caricias capaces de excitarnos y encendernos, que sería estúpido centrarnos únicamente en los genitales. En el caso de los huevos vibradores, su tamaño y su diseño son idóneos para recorrer tu cuerpo. Fáciles de manejar y con un tacto sedoso mucho más que agradable, utilízalos para estimular pezones, testículos, perineo, labios vaginales… todo lo que te ocurra. Menos el ano, por supuesto. Te recordamos que cualquier juguete anal debe contar con un tope de seguridad para evitar que el intestino lo absorba y que tú acabes la fiesta en urgencias.

¿Cómo puedes usar tu huevo vibrador?

No nos cansamos de decirlo. Todos los juguetes sexuales se pueden utilizar tanto a solas como en pareja. Introducir un nuevo elemento siempre es excitante y no tienes por qué limitarte a los juguetes que estimulan a los dos miembros simultáneamente, ¿o tú no acaricias, masturbas o le practicas sexo oral a tu pareja si no te corresponde es ese mismo momento? Lo novedoso de los huevos vibradores es que muchos modelos, además, te permiten su utilización en público y a distancia.

A solas

No necesitas a nadie para tener un orgasmo. Tu imaginación, tus manos y un buen juguete pueden procurarte infinitos orgasmos de infarto. Masturbarse es física y mentalmente saludable, además de vital para disfrutar del sexo con otra persona. No puedes pedirle a otro que sepa lo que te gusta si tú no lo has averiguado antes. Y los huevos vibradores son fantásticos para esta tarea. Ponte cómoda, apaga el móvil, no tengas prisa. ¿Un mal día?, ¿un buen día?, cualquier momento vale para darte un capricho.

En pareja

No hace falta pasear en góndola por Venecia para salir de la rutina. Con frecuencia, lo más efectivo es darle un poco de alegría a tu vida sexual, introducir algo nuevo, probar cosas distintas. Y el huevo vibrador te echará un cable de los buenos. Deja que tu pareja te estimule o que mire mientras lo haces tú misma. Recorreros mutuamente, en distintas zonas y con diferentes intensidades. O haced algo más atrevido, elegid un modelo que se pueda controlar a distancia y salid a la calle.

A distancia

Aquí tenemos que presentarte al rey de los huevos vibradores con control remoto, el Lush 3. Hablamos del huevo vibrador más potente del mundo. Introduce su parte más ancha en la vagina mientras su brazo externo te abraza posándose sobre el clítoris. En el cine, en una cena con amigos, durante un paseo por la calle, tu pareja podrá controlarlo desde una aplicación móvil completamente gratuita. Sorprendentemente silencioso, controla tus gestos y solo vosotros sabréis lo que está pasando. También, puedes leer nuestro listado de los mejores juguetes sexuales a distancia.

Nuestros consejos para usar un huevo vibrador con éxito

  • Elige el que te ofrezca la estimulación que más se adapte a tus gustos.
  • Utilízalo siempre con un poco de lubricante de base acuosa para facilitar el deslizamiento y potenciar el placer.
  • Higienízalo adecuadamente antes y después de cada uso con agua tibia y jabón neutro o con un desinfectante específico para juguetes sexuales.
  • Relájate y pruébalo primero a solas y en casa (asegúrate de que tiene la batería cargada).
  • No te centres únicamente en el clítoris.
  • No lo utilices nunca para la estimulación anal, cualquier juguete que se introduzca en el ano debe contar con un tope de seguridad.

Estás navegando en EroticFeel desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?