Todo lo que necesitas saber de los vibradores punto G

Vamos a empezar por el principio. ¿Tienes claro lo que es el punto G? ¿Lo sabes todo sobre él?

Fue en el año 1940 cuando el ginecólogo Ernst Gräfenberg habló por primera vez de la existencia de una zona muy erógena en la pared de la vagina, a la que denominó punto G. Desde entonces, han sido muchos los estudios y las investigaciones que se han realizado sobre este tema, llegando a diferentes teorías en las que los científicos no llegan a ponerse de acuerdo. ¿La base de la discusión? Si el punto G existe como una zona anatómica real o si solamente se trata de una zona muy sensible para muchas mujeres.

Ya en el siglo XXI, podemos afirmar que el punto G es una zona erógena ubicada en la zona genital de hombres y mujeres. En el caso de estas, se trata de una zona con textura rugosa que se encuentra a unos 3-5 cm de la entrada de la vagina, por lo que podríamos pensar que el nombre más correcto sería el de "zona G".

¿Cómo usar un vibrador punto G?

El punto G se puede estimular con los dedos, pero ¿para qué nos vamos a engañar? Si tienes un ayudante todo es mucho más fácil y placentero. Y, en este caso, no estamos hablando precisamente de tu pareja porque ¿sabías que existen vibradores específicos para estimular el punto G? Este tipo de vibradores presenta una forma sinuosa, lo que hace que se puedan adaptar a la perfección a todas las curvas y recovecos de la vagina. Vamos, que se podría decir que se trata de verdaderas maravillas generadoras de placer. Todos estos vibradores se caracterizan por su punta torcida hacia delante para conseguir estimular mejor la pared frontal de la vagina donde se encuentre el punto G. Así que, si nunca has encontrado tu punto G o si directamente crees que tú no lo tienes, lo mejor que puedes hacer es probar uno de estos vibradores y resolver todas tus dudas (y puede que hasta todo tu estrés y preocupaciones).

Satisfyer Pro G-Spot Rabbit, el mejor vibrador punto G

Satisfyer, la marca alemana de juguetes eróticos, no quería quedarse con un simple vibrador con forma sinuosa para estimular el punto G, sino que ha buscado la manera de añadirle su tan conocido succionador de clítoris. Gracias a esta a ello, surgió el Satisfyer Pro G-Spot Rabbit. Seguro que después de leer este nombre estarás preguntándote si se trata de un conejito rampante o algo similar. Pues déjame decirte que vas por buen camino. Es un tres en uno: succionador de clítoris, vibrador de punto G y vibrador de conejito rampante. Y, aunque sea un tres en uno, es muy fácil de utilizar. Además, es silencioso y resistente al agua, para que lo puedas disfrutar en tu ducha mañanera o, incluso, en tus baños más relajantes.