¿Cómo usar un vibrador si es mi primera vez?

¿Cómo usar un vibrador si es mi primera vez?

  1. Comprueba que el vibrador tiene la batería cargada y funciona correctamente.
  2. Busca un lugar donde te sientas cómoda.
  3. Escoge un buen lubricante para vibradores, los de agua siempre serán una opción ideal.
  4. Echa un poco de lubricante en tu mano y espárcelo de manera homogénea por el Vibrador.
  5. Comienza a explorar con el Vibrador diferentes zonas erógenas de tu cuerpo como clítoris o pezones.
  6. Ajusta la velocidad y el tipo de vibración que más placer te produzca. 
  7. No corras, es tu momento de placer, disfrútalo.
  8. Si tu vibrador es sumergible, puedes usarlo en la ducha o con un buen baño caliente.
  9. Cuando termines, no olvides usar un buen limpiador de vibradores o jabón neutro. Así tu vibrador durará más.
  10. Guárdalo y empieza a pensar en la próxima vez que lo usarás, ¡las posibilidades son infinitas!

¿Aún tienes dudas sobre cómo usar un Vibrador?

Los vibradores, desconocidos para muchas y grandes compañeros y aliados para otras. En este artículo te explicaremos paso a paso todo lo que necesitas saber para inciarte en el mundo de la juguetería erótica. Despídete para siempre de miedos y prejuicios, el placer, a solas o en compañía, ya no es un tabú (y nunca debería haberlo sido). Normalicemos el conocimiento de nuestro propio cuerpo y utilicemos todas las herramientas a nuestro alcance para disfrutarlo. 

¿Siempre te han llamado la atención los vibradores pero nunca te has animado a probarlos? ¿Te han regalado uno pero no tienes muy claro cómo puedes empezar a utilizarlo y sacarle el máximo partido? Permanece atenta. Vamos a contarte todo lo que necesitas saber para que tu vida sexual dé un giro de 180º y nunca más quieras separarte de tu vibrador. ¡Se convertirá en tu mejor amigo!

Recuerda que, como todas las primeras veces, es mejor que empieces poco a poco. Comienza recorriendo tu cuerpo con él, explorando diferentes zonas y, así, irás descubriendo cómo toleras la intensidad de las vibraciones. Si tu vibrador incluye accesorios, pruébalos también. Pero ten claro que no hay prisa. Relájate y déjate llevar. Es tu momento.

El clítoris y los senos son dos de las zonas más erógenas, pero también más sensibles del cuerpo, esto quiere decir que debes tener especial cuidado en estas partes. Empieza aplicando toques leves para comprobar tu tolerancia a las vibraciones. Puedes probar tu vibrador variando la presión y los movimientos en distintas zonas. Llega ahora el consejo estrella, te puede parecer obvio pero no siempre lo es, antes de introducir el juguete en la vagina es importante que esté lubricado. De lo contario, podría provocarte escozor, enrojecimiento e irritación. Encontrarás en el mercado multitud de lubricantes, de agua o de silicona, con ingredientes naturales, veganos, con aloe vera, potenciadores del orgasmo, de todo tipo. Infórmate y recuerda, con un buen lubricante de agua no habrá fallo. 

¿Puedo utilizar un vibrador en el baño?

¿Tu vibrador es sumergible en agua? Si la respuesta es afirmativa tienes una joya en tu poder. En tus baños relajantes o en tus duchas rápidas (que a partir de ahora serán un poco más largas) podrás disfrutar de grandes momentos gracias a tu nuevo juguete. Aquí todo vale, empieza despacio y vete aumentando progresivamente la intensidad de las vibraciones. Solo se trata de disfrutar.

La higiene adecuada de tu vibrador es imprescindible tanto para alargar su vida útil como para evitar cualquier tipo de infección. Lávalo siempre antes y después de cada uso con agua tibia y jabón neutro, aunque, para una desinfección total, recomendamos un buen limpiador para vibradores. No es necesario hervirlo ni nada semejante. Entre uso y uso, puedes guardarlo en una bolsita para protegerlo de agentes externos como el polvo. 

¿Qué te ha parecido esta guía? No somos adivinos, pero apostamos a que tu nuevo juguete se convertirá en un imprescindible en tu vida, porque ¿quién puede resistirse al placer? A solas o en compañía, alegrará tus noches y hará más llevaderos tus días. Nunca es demasiado tarde para mejorar tu vida sexual, ¿a qué estás esperando?