¿Masturbarse con la regla? Por supuesto

"Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche", reza un texto del antiguo testamento, concretamente el Levítico 15:19-33. Y se queda tan pancho. Así que luego, un par de milenios después, te baja a ti la regla y todavía hay quien se pregunta por qué escondes el tampón cuando vas al baño, nos ha jodido mayo. Sucias, impuras o enfermas. Así se ha considerado a las mujeres menstruantes durante siglos y no es tan fácil deshacerse de ese poso de vergüenza. Pero te diremos algo que ya sabes, tu sangre no libera fuerzas malignas sobrenaturales (aunque molaría), y todos los mitos que han circulado entorno a la regla son solo eso. Como proceso biológico que es no hay nada en él que te impida mantener relaciones sexuales, masturbarte o hacer mayonesa.

Nos vemos en la obligación de aclarar primero un par de términos antes de entrar de lleno en materia. Cada mes, el útero de las mujeres en edad fértil se prepara para dar la bienvenida (hola qué tal) al óvulo fecundado. Cuando esto no ocurre, el endometrio, que es el tejido que recubre internamente el útero, se desprende. El resultado es una mezcla de sangre y tejido endometrial que ni tiene que ser abundante para ‘limpiar’, ni te impide hacer ejercicio, regar las plantas o bañarte (porque no eres un gremlin). ¿Y utilizar un vibrador, tocarte, tener sexo oral o hacer el pino puente? Pues chica, a menos que tengas molestias o malestar, no sabemos a qué estás esperando.

¿Es malo masturbarse con la regla?

¿Y por qué iba a serlo? Masturbase con la regla no tiene absolutamente ningún inconveniente, más allá de que te puedes manchar. Mancharte las manos o tu juguete sexual tiene fácil remedio, un poquito de agua y jabón, y listo. Sin embargo, las sábanas ya son otro cantar. Puede resultar más engorroso y la sangre no siempre es fácil de limpiar. ¿Remedio? Hay muchos y ahora te los desgranaremos, pero antes, recuerda que el sexo y la masturbación liberan endorfinas que funcionan como analgésico natural, así que ya sabes, más orgasmos y menos ibuprofeno.

Además, y según explica la sexóloga y terapeuta sexual Elena Crespi en un artículo de El País, “cuando tenemos la regla está todo mucho más sensible y algunas mujeres sienten más placer. Además, la sangre es un tipo de fluido más entre todos los que hay durante el sexo. Durante la fase menstrual, se ha comprobado que el cuello del cérvix baja, lo que aumenta el placer y la sensibilidad de la vagina. Algo que para algunas mujeres puede ser molesto durante la penetración, para otras puede ser muy placentero”.

Resumiendo, ¿es malo masturbarse con la regla? Más placer y menos dolor, tú dirás.

Cómo masturbarse con la regla

Pues como te dé la gana. Puedes utilizar vibradores de punto G, succionadores de clítoris, estimuladores anales, tus propias manos, o lo que veas conveniente. A solas o en pareja, lo único que puede limitar la práctica es el miedo a manchar. Para evitarlo, puedes poner una toalla debajo si lo haces en la cama, pero también puedes optar por masturbarte en la ducha o por utilizar una copa menstrual o tampón y centrarte en la estimulación externa.

Utiliza copas menstruales

Esperamos que ya sepas de la existencia de estas maravillas que no son ni mucho menos algo novedoso. Que no se publiciten tanto como compresas o tampones no se debe al olor de las nubes, sino a que una copa menstrual puede tener una vida útil de hasta 15 años mientras que a algunas mujeres una caja de tampones les dura escasamente un mes. El mercado, amigas. El caso es que con una copa menstrual podrás masturbarte tranquilamente sin temor a ensuciar. La copa, fácil de colocar, evita pérdidas y fugas.

Es cierto que con una copa menstrual o tampón dentro de la vagina deberás centrarte en la estimulación externa, pero ¿dónde está el problema?

Opta por estimular solamente el clítoris

Vaya faena, ¿eh?, es como decirte que se terminó el brócoli y solo quedan para cenar huevos fritos con patatas. Una desgracia. El clítoris, bendito sea, es el rey de la fiesta y si durante la menstruación le dedicas todas tus carantoñas te lo agradecerá enormemente. Como hemos dicho, con una copa menstrual o tampón evitas manchar, pero tampoco podrás masturbarte con tu conejito rampante de 20 centímetros. No pasa nada. Céntrate en el clítoris, Acarícialo con mimo, empezando siempre con movimientos circulares o verticales a su alrededor. Utiliza tus manos, un succionador de clítoris o un vibrador externo. Si quieres saber cómo masturbar el clítoris, no te pierdas este artículo.

Muchas mujeres están especialmente sensibles y experimentan mucho más placer durante la regla. Disfrútalo. ¿Un consejo? Que la regla no te haga jamás renunciar a una sesión de sexo oral. Prueba y nos cuentas (creo que encontrarás por ahí un email de contacto).

Prueba a conseguir orgasmos con el ano

Efectivamente, no tienes que acotar el placer solo a la zona del clítoris, porque el ano también está ahí, míralo, esperando alguna zalamería. Aplica el lubricante generosamente y usa las yemas de los dedos para extenderlo con un suave masaje haciendo movimientos circulares. La zona se irá relajando mientras tu excitación aumenta. Como siempre, puedes usar solo tus dedos o subir la apuesta con un juguete específico. ¿Nuestra recomendación para los días de regla? Las bolas tailandesas.

Como hemos dicho, con la copa menstrual o un tampón evitarás ensuciar tu ropa de cama y tendrás plena libertad de movimientos. Tus genitales están más sensibles y receptivos. Acaríciate el clítoris y detente en el momento de mayor excitación para centrarte en el ano. Masajea durante unos minutos la zona externamente e introduce las bolas tailandesas poco a poco, su estructura, de menor a mayor tamaño, te pondrá las cosas muy fáciles. Deja las bolas insertadas y vuelve al clítoris, manualmente o con un juguete continúa estimulándolo hasta que sientas que se avecina el orgasmo. ¿Y ahora? Extrae de una en una las bolas intentando acompasar el movimiento con los espasmos del clímax. ¿El resultado? Un placer digno de diosas.

Nuestros consejos para masturbarse durante el periodo

  • Olvida vergüenzas y prejuicios absurdos, la única limitación para disfrutar del sexo y la masturbación durante la regla es psicológica.
  • Si te preocupa manchar la ropa de cama colócate una toalla debajo.
  • También puedes utilizar una copa menstrual o un tampón y centrarte en la estimulación de otras zonas erógenas como los pezones, el ano o el clítoris.
  • Hacerlo en la ducha es una fantástica idea.
  • Utiliza tanto las manos como los juguetes sexuales, la regla no es corrosiva, no les pasará nada.

Hay mucho más que la vagina

Hacemos de nuevo hincapié en el asunto. La vagina es solo una de las muchas zonas erógenas con las que cuenta la anatomía femenina y no, no es la más importante. Si durante la regla te molesta la penetración o te incomoda manchar, prueba a explorar y conocer el resto de tu cuerpo. Los pezones, el ano y el clítoris te reportarán inmensas alegrías.

Prioriza la higiene

Durante la menstruación conviene prestar más atención a la higiene íntima, pero ojo, más agua no implica más jabón, que puede alterar la flora vaginal, ni realizar las duchas vaginales (introducir agua en la vagina), totalmente desaconsejadas. Si utilizas métodos desechables como las compresas o los tampones, cámbiatelos a menudo. Y por último, si utilizas juguetes eróticos durante la regla lávalos siempre tras su uso exactamente igual que en cualquier otro momento del mes, con agua tibia y jabón neutro.

¿Todo claro? Pues eso, ni enferma, ni impura, ni sucia, conquista tu regla y tócate mucho. Y si alguien no te quiere tocar mientras tanto, no dejes que te toque nunca.

Estamos seguros de que también te interesa nuestro artículo sobre tener sexo con la regla.

Estás navegando en EroticFeel desde Estados Unidos y tenemos una web específica para tu país. Desde esta versión no hacemos envíos a Estados Unidos, para ello debes cambiar de versión. ¿Deseas continuar navegado en EroticFeel o prefieres cambiar a la web de Estados Unidos?