Pero, entonces, ¿qué diferencia hay entre un consolador y un vibrador?

Consoladores, vibradores, dildos, succionadores... Productos diferentes con un mismo objetivo: provocarte más de una sonrisa.

¿Qué es un consolador?

Un consolador o dildo es un objeto cilíndrico, alargado, de un tamaño variado y que está diseñado para introducirse en la vagina o el ano. Futuristas, realísticos, discretos. Grandes y pequeños, curvados y con doble punta. La tipología de los consoladores es muy variada, pero todos tienen algo en común: no disponen de vibración.

Los consoladores están hechos de distintos materiales: desde metales a plásticos, pasando por látex y vidrio. Su forma también puede variar. Así, encontramos consoladores que buscan una perfecta similitud con el pene, en los que, incluso, se llegan a incluir los testículos. Pero también existen modelos mucho más clásicos, con una forma cilíndrica y la punta ovalada, con forma de huevo.

¿Qué es un vibrador?

Un vibrador es un dispositivo que, como su propio nombre indica, vibra. Esa sutil diferencia va a ser la clave para entender el producto: un vibrador no se limita únicamente a la penetración, sino que sirve para estimular el clítoris o cualquier zona erógena, como el ano, los pezones, los muslos...Si aún no sabes cuál elegir, te echamos una mano con las claves para elegir tu vibrador.

A diferencia de los consoladores, los vibradores son una muestra de imaginación: pequeños y grandes, con asas, de forma ovalada, con doble punta, con diferentes formas que se adaptan mejor al clítoris, la vagina o el ano, etc. Lo más importante es la vibración, por lo que necesitarás pilas o un cargador. Además, a veces incluyen un control remoto. Si te has decidido por comprar un Vibrador, te invitamos a leer nuestro post sobre cómo limpiar un vibrador

¿Cuáles son las diferencias entre un consolador y un vibrador?

Ahora ya sabes lo esencial de un vibrador y de un consolador. Pero, entonces, ¿cuáles son las diferencias más importantes? Aquí tienes unas cuantas:

  • Los vibradores no son tan flexibles como los consoladores debido a la naturaleza del módulo de vibración. Eso hace que los materiales con los que se diseñan sean más limitados.
  • Si utilizas un vibrador, vas a necesitar pilas o cargadores. En cambio, ese problema desaparece en el uso de los consoladores.
  • Si te gusta que tu compañero tenga una forma más realista y semejante a la de un pene real, debes optar por los consoladores.Al ser más flexibles, imitan mejor su naturaleza.
  • Los consoladores, en principio, están diseñados para la estimulación de la vagina y del ano, mientras que los vibradores pueden ser utilizados en la estimulación de otras zonas erógenas.
  • El uso de los consoladores es manual, lo que significa que te requerirá un mayor esfuerzo en su uso frente al vibrador (que es electrónico).

Ahora ya conoces las diferencias. Solo queda elegir.